13/6/17

Paralelas

La luz entra
por las rendijas de la persiana,
a rayas paralelas.
Mientras sigo echado en el sofá;
a veces leo un poco,
otras tecleo en el ordenador
pero las más observo.
Veo esas rayas de luz paralelas
que siguen incansables
mientras me retuerzo de dolor.
Tu vida y la mía
son esas paralelas que no se tocarán.
Ojalá tu destino
te sonría trayendo todo eso que quieres
haciéndote feliz;
Ya sabes que, por mi parte,
yo me conformaría
con poder sentirme un escritor.
Ni siquiera de éxito
mi idea no es petulante
tan solo que me permita vivir
de mi escritura.
Quizá así, de un modo tan sencillo,
volviese a sonreír.
Pues, como nuestras vidas,
el dolor y mi destino soltarían sus manos
y, al fin y felizmente,
serían para siempre dos rayas paralelas
que no se tocarán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario