12/6/17

Rocío

Tu luz iluminando mis días,
oscuros lodazales rutinarios
en que me estoy revolcando a diario,
quejándome sin pausa de mi vida.

Tu ojo, oleaje limando mi arista.
Soplo de aire que ha dispersado
la oscuridad que me tiene rodeado,
es luz que ha detenido mi deriva.

Eres todo sin casi pretenderlo
El fuego en mi pecho apagado
tus labios consiguieron encenderlo

Por tu sol mi cielo iluminado
y no podré del todo agradecerlo.
Te amo y te amaré. Siempre te he amado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario